Ananda

Psicología

 

En ocasiones, a los niños la vida se les vuelve oscura, aburrida, tediosa o estresante. El malestar toma el protagonismo en sus vidas y sentimos la necesidad de apoyarnos en alguien para ayudarles a transitar esta etapa de una manera saludable y productiva. Si sientes que ha llegado el momento de buscar ayuda fuera de tu entorno cercano, quizás podamos ayudarte. Existen grandes oportunidades detrás del dolor, ya que su presencia supone una invitación para acercarnos más a quiénes son realmente y qué les hace felices. A través de una indagación terapéutica, bucearemos en esas heridas para que salgan fortalecidos de esta experiencia.

Maternidad, paternidad, puerperio

Cuando decidimos convertirnos en madres y padres comenzamos un viaje hacia un lugar nuevo y desconocido. Este viaje, a veces, implica incertidumbre y mucha intensidad emocional.

Ya antes de que el embarazo se materialice, fantaseamos con cómo será este viaje y podemos sentir mucha inseguridad, que puede ser mitigada al entrar en contacto con alguien que nos acompañe en nuestros interrogantes, nuestras expectativas, nuestras proyecciones o nuestros miedos. Además, durante el embarazo, gracias a la transparencia psíquica que tiene lugar en la mujer, su subconsciente está mucho más accesible para sanar viejas heridas que parecían olvidadas. También, gracias a la plasticidad neuronal de este período, el trabajo terapéutico se vuelve especialmente eficaz en nosotras. El embarazo también nos invita a tomar consciencia sobre lo importante que es para nuestro bebé procurarle un nacimiento respetuoso y amoroso que tejerá la impronta de todo lo que vendrá después. Resulta muy saludable aprovechar este período para ajustar nuestras expectativas sobre lo que acontecerá tras el parto, de cara a afrontar con el mayor número de herramientas una etapa de nuestra vida que será, cuanto menos, intensa y transformadora. Conocer qué necesitará nuestro bebé y qué necesitaremos nosotras y nosotros para poder procurárselo puede facilitar mucho nuestra manera de experimentar este viaje. Así, ofrecemos acompañamiento emocional para mujeres y hombres antes del embarazo y durante, en el parto y en el puerperio.

Bulling (acoso escolar), ansiedad infantil

Sin duda, amamos a nuestros hijos. Existe en nosotros una profunda intención de protegerlos y guiarlos de la mejor manera, sobre todo cuando sentimos que están sufriendo. Y esto convive, a menudo, con nuestras limitaciones, nuestras dificultades para realizar esta labor de la forma en que ellos necesitan. A veces, nuestros hijos precisan herramientas para reconocer sus necesidades, poner límites, cuidar de sí mismos o encontrar aquellas cosas con las que volver a sentirse felices. Buscar ayuda en el asesoramiento de un profesional puede arrojar mucha luz en sus vidas y en las nuestras.

Situaciones familiares adversas

Nuestra familia de origen es un sistema al que pertenecemos sin elección, que nos afecta y determina en muchos aspectos de nuestra vida. Conflictos, lazos rotos, traumas, pérdidas, etc. hacen de este sistema un lugar donde a menudo es doloroso quedarse. Sin embargo, resulta tremendamente sanador para la persona ordenar, poner luz en esta parte de nosotros.

De igual modo, la familia que creamos con nuestra pareja e hijos a menudo pasa por crisis emocionales que parecen insostenibles. El acompañamiento emocional terapéutico contribuye a hacer más saludables los vínculos y la comunicación entre los miembros y repercute positivamente en el bienestar infantil.

Adolescencia

La adolescencia es un momento vital dedicado sobre todo a la construcción de una identidad propia. Los adolescentes exploran sus propios deseos y elecciones vitales y esperan de sus adultos de referencia altos grados de incondicionalidad. Sin embargo, a menudo, esta etapa se ve acompañada por frecuentes conflictos familiares, dificultades sociales o relaciones vinculares tóxicas.

Contar con ayuda profesional puede resultar muy enriquecedor para que esta etapa se resuelva de una manera saludable, respetuosa y constructiva.

º